Mira el dorso de tus manos. Lo primero que ves es la piel; si pones atención, el relieve evidenciará por donde corren las venas y los tendones que van desde la muñeca hasta los dedos, ahora, si enfocas tu mirada verás pequeñas...