Te despiertas, bostezas, arrastras los pies hasta el baño, mientras te cepillas miras en el espejo y ves músculos flácidos, una cara cansada que lavas deseando no tener ojeras. Te metes a la ducha y mientras te bañas, notas como...